La Casa de Elena
La Casa de Elena Libros de misterio



LA CIUDAD SIN NOMBRE. LOS SENDEROS SECRETOS AL ABISMO

ZIZI: LA VIDA SIN AVENTURAS NO VALE LA PENA

LA MANSION DE LAS PESADILLAS

DRACULA CONTRA LOS VAMPIROS

lA ESTRELLA DE LOS DESDICHADOS: la Persona que dice la verdad

ANNUSHKA y KEMMA: El combate eterno de las dueñas del Destino

LA CIUDAD ANONIMA II: Nadie se librara de su destino

LA SANGRE DEL VAMPIRO

LA MUERTE SALE DEL ORDENADOR

 

ANNUSHKA y KEMMA: El combate eterno de las dueñas del Destino

Share Button


El viaje que le haba regalo su ta, una excursin, era el premio por la conducta ejemplar para esta chica que trae unas aventuras increíbles, Annushka Kalistratova. En Rumanía la muchacha conoci a las Hermanas Cazadoras, se haban encontrado con los fantasmas negros, y sobre estos temas pudo conocer muchas cosas nuevas e impresionantes. Resultaba que  la ira de Annushka no sólo podía escindir la mirada al plato (tal como ya pasaba antes), sino también convenir un terremoto en algo muy real. Sin embargo esa fuerza insólita, de la que era dotada por la naturaleza una muchacha modesta y tímida, más bien era una molestia que una ayuda para vivir.

Estando alrededor de una hogera en algún sitio, en lo mas profundo de Transilvania, en sus bosques, y conversando con Jana, Annushka no sabía cuál iba a ser su camino en la vida, no sospechaba que haca tres años una extraña persona habia decidido ya su destino. Pasando el tiempo hasta que llegara la mañana, las muchachas hablaban de todo tipo de cosas sobre el mundo, y Annushka que se haba explayado, le haba contado a la Cazadora sobre la historia más terrible que le pas en su vida:

–No Jana, a mí me apetece mucho conocer tu opinión sobre esta cuestin. Eres una persona experta, por lo tanto seguro que lo sabes... En principio, esto haba pasado haca tres años. Siempre iba, y ahora tambien voy, a la escuela pasando por delante de una casa grande de antes de la revolucin. Allí viva una viejecita solitaria, yo la veía cada vez que miraba en la ventana, cuando volvía de la escuela. Era pequeña, de cuerpo enjuto, con los cabellos blancos, y siempre llevaba el vestido pasado de moda con una blusa blanca y un hermoso broche. La viejecita  sin hacer ningn movimiento estaba cerca de la ventana, miraba a algún lugar, a lo lejos, regando los helechos. Y todos los día, de mes en mes, de año en año... Todos los muchachos sabían de esta viejecita, pero nadie nunca se comunicaba con ella. Un dia, cuando volvía de la escuela, me llam y me peda que fuera a buscarle el pan, y después me daba a mí el dinero y la redecilla. Poco tiempo después, estaba ya con la compra cerca de la puerta de su apartamento. El timbre no le funcionaba, tuve que golpear durante mucho tiempo en la jamba de la puerta. Sabes Jana?, en aquel momento yo me senti mal, fue terriblemente desagradable, no sé el por qué... La sensación era, como si no estubiera llamando al apartamento, si no a una cripta, o como si la existencia fuera transmundana... La Viejecita, mientras tanto, haba abierto la puerta y dadome las gracias por las compras me invitaba a pasar. Negando con la cabeza, me tomaba por la mano y con una fuerza inesperada haba tirado de mi. Entramos en la sala, all donde tenia los helechos, y la viejecita dijo que quera adivinarme el futuro. Saco unas cartas grandes, muy insólitas...

–¿Las cartas de Tarot? –Haba precisado Jana.

–Sí. Más tarde me precis, cómo se llamaban. Las cartas del Tarot las venden en cualquier quiosco de prensa, pero no tenan nada en común con lo que pude ver en esa  ocasión, con las que poseia la vieja adivinadora. Las cartas eran tan antiguas como la viejecita misma, y gruesas, el dorado semiborrado y con dibujos muy insólitos. Los ojos de las personas representadas en las cartas me miraban directamente, me taladraban de parte a parte. Y dibujado sobre una de ellas el esqueleto, parecia hasta que haba asentido brebemente con la cabeza, me refiero a la calavera, claro. ¡Esas cartas parecían estar vivas,  palabra de honor!

–¿Que te han anunciado?

–¡Precisamente de eso se trata, no he comprendido nada! La viejecita hablaba sobre los Arcanos, unas veces mayores y otras menores, mencionaba a un Anacoreta, el Bufón, la parte Oscura y el Niño de los grandes cambios. Hablaba y hablaba, y a mí todo se me hacía más raro y más terrible... En ese momento creía que la adivinadora veia el futuro, que las cartas lo sabian todo y que era  imposible cambiar nada. Mi estado se estaba convirtiendo en siniestro... Pero lo más terrible pas después, ya acabadas  las adivinaciones. Al día siguiente de camino de la escuela, por costumbre como siempre,   mir a aquella ventana y v, cómo una mujer joven desconocida arregla la peana de los helechos. Resultó que la viejecita haba fallecido silenciosamente hacia más de una semana atrás.

–Es decir... –Haba interrumpido Jana a la interlocutora Annushka muy excitada.

–¡Aquel día, cuando le llev el pan y conoc m destino, debía ya llevar algunos días en la tierra del cementerio!

–Significa, que tubiste una visión.

–Ella tenía unas manos fuertes, calientes, y como despedida me haba acariciado en la cabeza.¿Que  significa esto, Jana?

–No lo sé. Solamente soy una Cazadora detrás de fantasmas, no puedo tener acceso, ni saber las respuestas a tales preguntas. Sé cautelosa, esta es la única cosa que puedo aconsejarte.

Aullaba con lamento un perro. El mundo pertenecia completamente a los misterios terribles, a unos pensamientos  que despertaban en el alma la alarma y la incertidumbre. Las muchachas se haban trasladado más cerca de la hoguera, pero la llama no podía derretir el hielo del miedo  que haba encadenado sus almas...



La Guardiana de las cartas del destino

Elena Artamonova. Libro misterio "La Guardiana de las cartas del destino"


Algunos milenios atrás en la tierra del Egipto Antiguo, había sucedido un acontecimiento que se vio reflejado en los destinos de todos los habitantes ulteriores de la Tierra. La rebelde sacerdotisa Kemma haba creado unas cartas para cambiar los destinos de los humanos. Kemma renunciaba a los anteriores dioses, habiendo decidido ocupar su lugar, pero no lo consegua realizar,  poniendose fin a aquel terrible plan. La rebelde haba enganado con sabiduría a Tot, que no podía discernir la perfidia en su querido corazón. Pero Kemma al haber engañado a los dioses, haba sido condenada al encierro eterno en un pergamino, condenadola  al olvido.

Habiendo terminado con la rebelde, los dioses de Egipto reflexionaron que hacer con las Cartas del Destino, capaces de desequilibrar la existencia y sumir al mundo en el caos. Para ellos era imposible destruirlas,  entonces la diosa de la sabiduría, Maat, decidi confiar las cartas a la Guardiana, una mujer mortal capaz de resistirse a cualquiera que intentara utilizar la peligrosa creación de Kemma. La guardiana podía ser  cualquier muchacha que poseyera fuertes capacidades para la telequinesia y que hubiera jurado  a Maat.

En nuestros días, sin deseo alguno por su parte, la Guardiana de las Cartas del Destino había sido elegida ya, Annushka Kalistratova. Haba conocido su destino sólo cuando Kemma que haba engañado a los dioses, se escapaba de su calabozo mágico y llegaba a por las Cartas que le pertenecían. Annushka no tenía simplemente elección, y entraba en un duelo mortal con la renegada, ya que estaba en juego la vida de Annushka, la de sus amigos y su propio destino...



Leer fragmento del libro



El reino de la Momia  revivida

Elena Artamonova. Libro misterio "El reino de la momia  revivida"


El desierto en el mar de oro de la muerte, el desierto en el reino del dios destructor, en el mundo de Set que aspiraba a destruir a todo ser vivo. Pero más terrible que el dios despiadado, solamente un sacerdote, solo semidemonio, semipersona, el más terrible de todos ellos, con la cara negra, Sinuhet, el Brujo Negro que odiaba la vida. El que alguna vez miraba a los ojos de Sinuhet era condenado a una muerte rápida, para servir despues a Sinuhet, cumpliendo cualquier voluntad de su señor.

Tres mil años atrás, la joven egipcia Kemma haba sabido parar al Brujo Negro, que pensaba en convertir en un desierto al Egipto floreciente. La venganza que Sinuhet desato fue terrible, él conden a Kemma al sufrimiento. Destruy el buen camino de su vida haciendola vagabundear por los senderos del odio, de las pasiones y la desolacin. Kemma atrapada traicionaba incluso a la persona querida, renunciaba a los dioses que antes servía, creaba las cartas mágicas del Destino y Se encontraria durante decenas de  siglos recluida en un calabozo mágico. El Brujo negro habiendo desaparecido sin dejar huella, era olvidado, como en un sueño terrible, pero el esperaba pacientemente en su tumba, a que su misterio terrible saldria.

Los arqueólogos se encuentran a menudo con antiguas maldiciones, para muchos científicos las aperturas de las tumbas se vuelven una pesadilla personal y una muerte dolorosa. El campamento arqueológico, que se haba extendido a lo largo de la orilla del mar, estaba ya cubierto con la sombra del miedo, y haba traído la desgracia a un muchacho normal, Alik Chizhov, que descubri la antigua momia por casualidad, y la mir a su feo semblante. Así, ese mismo y sin concesiones, Alik, se convertia en el primer esclavo para Sinuhet en el nuevo siglo XXI.

La fuerza del brujo Negro era enorme, y nadie podía resistirse a l. Con todo esto, las posibilidades para salvarse, no existían. Pero dos rivales irreconciliables como eran la Guardiana de las Cartas del Destino, Annushka Kalistratova, y Kemma la Sacerdotisa que engaño a los dioses, debían trabajar hombro con hombro, aceptar el combate, y entrar en  lucha contra el antiguo poder, en el aire quemado, del desierto, por el mal.

 

Anuncios de Google